martes, 5 de febrero de 2013

Asia y el Pacífico y las Américas son las regiones más «abiertas» a los viajeros, en términos de visados


Un nuevo estudio de la OMT sobre la agilización de los visados muestra que Asia y el Pacífico y las Américas son las regiones más abiertas por lo que se refiere a los requisitos para obtener visados turísticos. Los datos señalan también que en los últimos años se ha avanzado significativamente en todo el mundo en este ámbito, especialmente con la implantación de políticas de emisión de visados a la llegada.

A partir de una evaluación mundial sobre los requisitos para la emisión de visados, que incluye la implantación de políticas que permiten obtener el visado a la llegada o tramitar visados electrónicos, la OMT ha concluido que, en 2012, Asia y las Américas fueron las regiones más «abiertas» a la entrada de turistas. Una media del  20% de la población mundial no necesitó visado para viajar a un destino asiático, mientras que un 19% pudo obtenerlo a su llegada y el 7% tramitó un visado electrónico. En el caso de las Américas, los porcentajes fueron del 31%, del 8% y del 1% respectivamente. Los destinos europeos fueron los «menos abiertos» si se comparan los tres componentes de una política de visados (no exigir visado, tramitar el visado a la llegada y emitir visados electrónicos). Aunque el 21% de la población mundial no necesitó visado para entrar en Europa con fines de turismo, solo el 6% pudo tramitar su visado a la llegada y no se ha implantado ningún sistema de tramitación electrónica.

«Una política de visados restrictiva en términos generales significa una pérdida por lo que respecta a las oportunidades de crecimiento económico y creación de empleo que el turismo puede ofrecer a los destinos. Los viajeros ven los visados como una formalidad que tiene un costo, lo cual puede tener un efecto disuasorio si estos costos –ya sean monetarios o indirectos, como la distancia, los plazos de espera y el servicio– superan un cierto umbral», manifestó el Secretario General de la OMT, Taleb Rifai.

A escala mundial, en 2012, solo el 18% de la población mundial pudo desplazarse sin visado en sus viajes turísticos. Como media, el 63% de la población mundial tuvo que obtener un visado tradicional antes de iniciar su viaje internacional a un destino turístico. Otro 16% pudo solicitar el visado a la llegada, mientras que tan solo un 2% de la población pudo tramitar un visado electrónico.

Este nuevo estudio de la OMT muestra también que se ha avanzado considerablemente en la agilización de los visados en los últimos años: entre 2008 y 2012, el visado tradicional pasó de ser obligatorio para un 77% de la población mundial a serlo solo para un 63%, con cambios significativos en los dos últimos años.

También se señaló que los destinos, cuando revisan sus políticas en materia de visados, suelen hacerlo a fondo e introducir cambios. Desde 2010, 43 destinos facilitaron claramente la tramitación de los visados para los ciudadanos de al menos 20 países, modificando sus políticas sobre la materia para eximir de visado o permitir la solicitud a la llegada o por vía electrónica, lo cual tuvo un efecto directo en 5.080 relaciones entre mercado emisor y destino.

«Últimamente se han dado grandes pasos en términos de agilización de los visados a medida que más y más países han ido entendiendo los beneficios económicos implícitos. Nos congratulamos de los avances en los Estados Unidos, la Unión Europea y otros muchos países que han implantado o están estudiando la implantación de políticas más abiertas en este sentido. Pero no podemos ignorar que la tramitación de los visados sigue siendo un obstáculo para el crecimiento del turismo y esperamos que sean más los que sigan estos buenos ejemplos», agregó el Sr. Rifai.

Mejorar la tramitación de los visados podría generar una aportación extraordinaria de 206.000 millones de dólares de los EE.UU. en ingresos turísticos y crear hasta 5,1 millones de puestos de trabajo adicionales de aquí a 2015 tan solo en las economías del G20, según la investigación conjunta llevada a cabo por la OMT y el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (CMVT). Como resultado de este trabajo, los líderes del G20, en su última Cumbre (junio de 2012, Los Cabos [México]) reconocieron en el turismo un «instrumento para la generación de empleos, el crecimiento y el desarrollo económicos» y se comprometieron a «desarrollar iniciativas que faciliten los viajes para apoyar la creación de empleos, el trabajo de calidad, el abatimiento de la pobreza y el crecimiento global».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada