viernes, 20 de septiembre de 2013

Recomendaciones para viajar a Cantabria de viajarporcantabria.com



Cantabria se encuentra ubicada al norte de la península Ibérica;  privilegiada por contar con montañas, fértiles valles y playas hermosas. Cuenta con un clima oceánico húmedo que hace que sus veranos e inviernos sean suaves.

Cantabria es un lugar hermoso de visitar en cualquier época del año, en el otoño los bosques cambian totalmente su color mostrándonos paisajes totalmente diferentes a los que pudiéramos ver durante el resto del año.  Es durante esta  época que el ciervo renueva su cornamenta y es aproximadamente a finales de septiembre cuando, con sus recién estrenados cuernos, comienza el cortejo al abrigo de los bosques de la Península Ibérica.

En la zona marítima Cantabria cuenta con más de 220 km de costa en los que pueden disfrutarse más de noventa playas. Como ya lo habíamos dicho en cualquier mes del año las playas son espacios muy atractivos para pasear, disfrutar de los intensos perfumes marinos y observar el movimiento de las mareas, que ocasionalmente puede superar los cuatro metros de desnivel.

En la temporada de verano el agua del mar se mantiene por encima de los 20ºC, temperatura muy agradable para el baño y actividades náuticas siendo unas de las más visitadas Las playas de El Sardinero que se destacan entre las demás por su incomparable belleza.

Las Fiestas en Cantabria son para todos los gustos pues hay para todos, religiosas, encierros, carnavales, desfiles de carrozas (como la conocida batalla de flores de Laredo) o la popular y difundida costumbre de la fiesta gastronómica.

Los días de fiesta son también la  ocasión propicia para los concursos de algunos deportes de Cantabria, tales como las regatas de traineras, el juego de los bolos o, de origen más reciente, las competiciones de arrastre de parejas de bueyes o vacas. Pero la forma más frecuente y popular de festejo es la romería, entendida como baile y merienda al aire libre.

Cantabria cuenta con atractivos importantes tales como las Cuevas de Altamira descubiertas en 1868 y 1879 cuando se encontraron grabados del Homo Sapiens, correspondientes al Paleolítico Superior Magdaleniense y un número más reducido del Solutrense.

La creación de una escena integrando varias figuras, el uso de  relieves propios de la cueva para generar volúmenes y la perfección en la técnica del grabado, que consigue claroscuros con sólo dos pigmentos, el negro del carbón vegetal y el rojo de óxidos, hacen única esta cueva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada