miércoles, 23 de enero de 2013

Cómo el entorno Cloud beneficia a los desarrolladores web

Nuria Sánchez


Por Núria Sánchez, Marketing Executive en Claranet.

Facturación predecible, flexibilidad y escalabilidad de recursos son algunos de los beneficios que los servicios de virtualización ofrecen.

Las empresas que desarrollan y presentan su software y aplicaciones a sus clientes desean un nivel óptimo en su configuración, y que éstas se alojen en una plataforma que asegure la disponibilidad de las mismas. Por ello es importante contratar servicios de Hosting y Aplicación Gestionada diseñados en alta disponibilidad que garanticen la continuidad de servicio mediante servidores redundados de gran capacidad.

Así mismo, los servicios de Aplicación Gestionada deben utilizar los últimos avances en las tecnologías de virtualización, seguridad y almacenamiento para gestionar parcial o totalmente las aplicaciones del cliente. Todo ello debe ser garantizado mediante Acuerdos de Nivel de Servicio (SLA).

En un entorno de desarrollo típico no virtualizado, el código desarrollado y los cambios se sincronizan con un repositorio de contenido. Ello puede conllevar un riesgo de corrupción o  pueden estar infectados por virus.

Sin embargo, si el entorno de  desarrollo es virtualizado o Cloud, los desarrolladores pueden disfrutar de un entorno sólido y fiable para implementar y desplegar código, donde pueden crear y probar su software en la misma plataforma donde lo pondrá en producción. Todo ello, con tan sólo un pequeño paso desde el entorno de pruebas al entorno de producción. Pero dicha solución debe garantizar la protección de datos de su empresa mediante servicios como Firewalls que bloqueen el tráfico no permitido. Sólo así tendríamos un servicio integral de Redes,  Hosting y Aplicación Gestionada garantizado por un único Acuerdo de Nivel de Servicio que cumpliría con elevados estándares de calidad en cuanto a políticas de seguridad de su solución.

Optar por entornos de virtualización proporciona beneficios clave:
Al elegir entornos de virtualización para desplegar código, los desarrolladores obtienen beneficios clave como una facturación flexible con un modelo de pago-por-uso. En lugar de comprometerse mensualmente con una capacidad mayor a la que el cliente utilizaría, el modelo de facturación flexible le permite adaptarse a un modelo de pago-por-uso, lo que le asegura no pagar más recursos de computación de los que necesita. Aquellos recursos adicionales utilizados en períodos de uso intensivo se cobran por separado, lo que permite a las empresas controlar en todo momento el retorno de la inversión.

Todo ello se debe a la flexibilidad que los servicios de Aplicación Gestionada o Hosting ofrecen. Gracias a dicha flexibilidad, el cliente podrá escalar de forma rápida y fácil sus recursos en función de sus necesidades, asegurando así el funcionamiento óptimo de la aplicación en todo momento y un rendimiento óptimo en momentos con picos de carga altos.

Por ello, es recomendable que los desarrolladores establezcan relaciones de partner con Proveedores de Hosting para que ambos puedan ofrecer soluciones integrales y todo ello garantizado con un único Acuerdo de Nivel de Servicio (SLA).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada