miércoles, 27 de julio de 2011

Las principales compañías del sector turístico siguen confiando en Túnez

 Monastir

Orizonia, Globalia, One World Alliance, MSC, Thomas Cook…

Algunas rescindieron sus servicios en el país del norte de África, otras los mitigaron o anularon temporalmente, pero ahora la confianza es total.

Tras los procesos convulsos que acontecieron en Túnez el pasado mes de Enero y que derivaron en la llamada Revolución del Jazmín, las diferentes compañías nacionales e internacionales relacionadas con el sector turístico vuelven a confiar en el país africano como centro neurálgico con gran capacidad de negocio, reanudando sus servicios en la zona o implementando las infraestructuras que ya disponían en territorio tunecino.

Túnez, un país que siempre ha estado entre las principales referencias para los turistas europeos y para las grandes compañías turísticas ha visto como los ingresos en el sector se ha reducido en un 51% en el primer semestre de 2011 con motivo de la salida masiva de turistas tras las revueltas del pasado mes de Enero, y que provocaron la caída del ex presidente Zine al Abidine Ben Alí, lo que ha supuesto unos ingresos de 310 millones de euros frente a los 614 del año 2010.

A pesar de estas cifras, y de que los números actuales no invitan a ser halagüeños, las empresas y entidades relacionadas con el sector turístico internacional siguen confiando en Túnez, como demuestra que muchas de ellas, españolas e internacionales, hayan retomado su actividad en el país o implementado los servicios e infraestructuras que ya poseían en territorio tunecino, tanto con la ayuda del Ministerio de Comercio y Turismo de Túnez como de las diferentes Oficinas de Turismo, entre las que se encuentra la española dirigida por Leila Tekaia.

Touroperadores como las españolas Iberojet, perteneciente al Grupo Orizonia, o Travelplan, que forma parte de Globalia, o internacionales como Thomas Cook y Rewe Touristik han reanudado sus vuelos charter desde el pasado mes de Febrero, mientras que sus reservas hoteleras llevan activas todo el tiempo con las correspondientes limitaciones basadas en la seguridad de sus clientes.

Del mismo modo, conglomerados de compañías aéreas como One World Alliance, de la que forma parte, entre otras, Iberia, así como otras compañías como Tunisair, han retomado sus vuelos directos desde Madrid y Barcelona a Túnez capital. Otras como Air Europa ya han informado de que para el año que viene volverán a abrir otras rutas tradicionales como la que unía Asturias con la capital tunecina.

Las compañías cruceristas no se han quedado atrás en esta nueva ola de confianza hacia Túnez. Principales bastiones de este sector como MSC o Royal Caribbean han reactivado las rutas mediterráneas que pasan por las costas tunecinas y sus transatlánticos atracan ya en el puerto de La Goulette. En este sentido, agencias de viajes especializadas como Crucemar o Destinia llevan, desde antes del mes de Julio, fecha en la que muchas de estas compañías cruceristas informaron de la reapertura de las rutas, comercializando distintos productos en los que Túnez aparecía en el itinerario, adelantándose así a las expectativas futuras.

Otro de los agentes básicos del sector turístico, el hotelero, no ha ‘abandonado’ en ningún momento Túnez. Empresas hoteleras españolas como Iberojet, Ríu o Vincci no solo no han reducido sus servicios e infraestructuras en el país, sino que, incluso, hay noticias de ampliaciones futuras y de nuevos complejos en marcha.

Túnez es básico para muchas compañías europeas del sector turístico, es un destino seguro y moderno, y el último espaldarazo lo han dado empresas no turísticas como Repsol, que también ha mostrado su confianza en este país mediterráneo firmando un acuerdo de prospección con Túnez que permitirá hacer exploraciones en tres zonas situadas en el mar frente a las costas del norte del país: Ras Korane, Ras Rihane y Nadhour.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada