martes, 1 de marzo de 2011

Sol Meliá gana 50 millones (+31,5%) y sale reforzada de un trienio de crisis gracias a su fortaleza de gestión y diversificación



- La mejora de ocupación y precio permite un incremento del 8,9% en el ingreso medio por habitación (RevPAR).
- La diversificación y la apertura de mercados como EEUU, China y Emiratos Árabes, claves.
- La recuperación de los principales mercados emisores confirma las buenas perspectivas para 2011.

Sol Meliá anunció hoy sus resultados anuales correspondientes a 2010, el tercer ejercicio consecutivo de crisis económica y financiera a nivel internacional. En ese contexto, Sol Meliá ha seguido demostrando su capacidad de generar resultados sólidos y sostenibles y una gran fortaleza en las palancas clave de la gestión: ingresos, costes, riesgos,  balance y liquidez, sin perder de vista su estrategia.

La compañía obtuvo en 2010 un beneficio neto de 50,1 millones de euros, con unos ingresos de 1.250,7 millones (+ 8,9%). El EBITDA ascendió a 235 millones de euros, registrando un incremento del 16, 5%.
La positiva evolución del negocio hotelero durante el cuarto trimestre del año, con un incremento del 13% del RevPAR (ingreso medio por habitación) y una significativa mejora del Ebitda (+29,7%) confirmaron la tendencia observada durante todo el ejercicio, destacando el crecimiento de las capitales europeas y las Islas Canarias. Para el conjunto del año Sol Meliá registra un incremento del RevPAR del 8,9%, un 51 % del cual es imputable a la mejora del precio medio. Este dato, junto con el intenso programa de optimización de costes implementado durante el ejercicio 2009 -consiguiendo ahorros que en un 50% son considerados permanentes o estructurales por la compañía- explican la positiva evolución del Ebitda hotelero de Sol Meliá (+15,9%).

2010 fue un año clave para la expansión internacional del grupo, cuya mayor diversificación y presencia en los mercados más dinámicos reduce asimismo la exposición a riesgos regionales: así, durante 2010 la compañía inauguró su primer hotel en China, el Gran Meliá Shanghai, e incorporó su primer hotel en Estados Unidos, el Meliá Atlanta, continuando con la consistente estrategia de expansión de sus marcas, desarrollada durante los últimos años.
 
Sol Meliá continuará con su expansión en los mercados donde tiene ventajas competitivas, pero considera igualmente prioritario incrementar su presencia en otros mercados como los Estados Unidos, y en los mercados emergentes que cada vez más, capitalizarán los flujos de viajeros, como Asia y medio oriente. Para ello Sol Meliá considera esencial forjar alianzas con los grupos líderes en los respectivos mercados, y a esta estrategia responde la alianza suscrita en 2010 con el líder americano Wyndham Hotel Group, sentando las bases de una colaboración extensa y crecimiento conjunto, y el Acuerdo estratégico en materia de Ventas, Marketing, Reservas y Fidelización recientemente firmado con la primera hotelera de China, la compañía Jin Jiang.

La compañía actualizó durante el ejercicio 2010 su mapa de Riesgos, consiguiendo mantener en niveles mínimos las afectaciones de las diversas catástrofes naturales (terremoto de Haití, crisis de las cenizas volcánicas, vertido del Golfo de México, etc) y sucesivas crisis de orden económico y social que impactaron al turismo durante el ejercicio 2010, y su limitada exposición en la zona del norte de África y Medio Oriente permite estimar que el impacto de la presente inestabilidad social y política en la zona (de la que ya se están beneficiando destinos alternativos como Canarias) no tendrá efectos negativos para el grupo, sino más bien al contrario.

Los resultados confirman, según Sol Meliá, las perspectivas favorables que han llevado al FMI a revisar al alza su estimación de crecimiento del PIB global, y, pese a la persistencia de tensiones financieras y de un excesivo nivel de desempleo, la hotelera constata la recuperación iniciada en algunos de sus principales mercados, como Alemania, Reino Unido, Américas (tanto Estados Unidos como Brasil, Colombia, Perú, Argentina y Chile) y los países del Este.

En este complejo entorno, Sol Meliá siguió apostando por la sostenibilidad y el turismo responsable, destacando como hitos principales en 2010 la Alianza Estratégica suscrita con UNICEF para la protección de la infancia y la prevención de la explotación infantil y el Acuerdo con la ONCE para el fomento de la integración laboral de las personas con discapacidad. La compañía renovó asimismo su inclusión en el índice responsable “FTSE4Good Ibex” de la bolsa española.

Fortalecimiento financiero, palanca de crecimiento:
El Plan de Contingencia aprobado en 2008 representó para Sol Meliá un proceso de adaptación estratégica a los requerimientos de la crisis internacional. Entre las palancas-clave de gestión de la compañía que se reforzaron en el marco de este plan destaca de manera especial la saludable situación financiera, cumpliendo covenants y mejorando el nivel de liquidez tras haber renovado la totalidad de las pólizas de crédito que vencían durante 2010, y haber suscrito además 10 nuevos préstamos e hipotecas por importe de 160 millones de euros con el fin de mantener este nivel de liquidez en el futuro. La compañía espera además mantener el mayor peso de deuda fija sobre el total de su deuda, actualmente cifrado en el 64%, para beneficiarse de la coyuntura de bajos  tipos de interés.

Actualmente, el nivel de liquidez de la compañía está en torno a los 500 millones de euros, garantizando los compromisos de amortización a corto y medio plazo, que para 2011 y 2012 ascienden a unos 385 millones. Sol Meliá confía en cumplir igualmente sus covenants en el presente ejercicio, gracias a la mejora esperada en la evolución de los negocios y al éxito en su actividad de rotación de activos.

Expansión: incorporaciones e inversión en activos-clave:
Durante 2010, la estrategia de revalorización de las marcas hoteleras de la compañía siguió sustentando una importante expansión, con 27 hoteles en proceso de incorporación durante los próximos 3 años, la mayoría de ellos bajo fórmulas poco intensivas en capital como los contratos de Gestión, de manera coherente con la estrategia de potenciar la excelencia como compañía “gestora”. Por categorías, Sol Meliá priorizará los segmentos “premium” y superior.

Por mercados geográficos, Sol Meliá prioriza la expansión en aquellas áreas donde mantiene ventajas competitivas, conscientes del “boom” de América Latina y de que Europa seguirá siendo, pese a su menor crecimiento relativo, el principal destino turístico del mundo. Sin embargo, apuesta con especial intensidad por crecer en los mercados asiático y norteamericano, Medio Oriente el Meliá Dubai se abrirá este mismo año o nuevos y exóticos destinos vacacionales como la Isla de Sal, en Cabo Verde.

Así, la entrada en Estados Unidos con el recientemente incorporado hotel Meliá Atlanta dio comienzo al que será un progresivo incremento de la presencia en las principales ciudades norteamericanas que como New York, Miami, Orlando y Washington, representan un mercado potencial para incrementar el reconocimiento de marca y la base de clientes para los hoteles de Europa y América Latina. A esta finalidad contribuye igualmente la alianza firmada a mediados del ejercicio con el líder americano Wyndham Hotel Group, que persigue la expansión de la marca TRYP, potenciar el reconocimiento de marca y las sinergias en materia de reservas y fidelización de clientes.

La compañía acaba de cumplir sus primeros 25 años en el continente asiático, donde abrió su primer internacional, el Meliá Bali, y celebra estos días el primer aniversario de su primer y exitoso hotel en China, el Gran Meliá Shanghai. Los planes de expansión en el continente pasan por la alianza con socios locales para el desarrollo conjunto de nuevos hoteles y resorts, de manera especial, en las principales ciudades y zonas vacacionales de China. En esta filosofía se inspira el reciente acuerdo firmado por Sol Meliá con Jin Jiang, el primer grupo hotelero chino y unos de los principales agentes de viajes del país, destinado a fomentar el mutuo conocimiento y confianza, así como a facilitar la implantación de las marcas de Jin Jiang en Europa, y de las marcas Meliá, Gran Meliá e Innside, en China y compartir programas de reserva y fidelización.

En cuanto a la inversión asociada a la expansión, la compañía recuerda que durante el primer semestre de 2011 se finalizará el hotel ME London, con una inversión pendiente de ejecución hasta su apertura – prevista para comienzos de 2012 de 43 millones de libras esterlinas. Esta adquisición supuso una gran oportunidad para adquirir un activo de extraordinario valor afectado por la crisis inmobiliaria – en un destino clave para la compañía como es la capital británica. El nuevo ME London ofrece a sus propietarios una alta garantía de rentabilidad, además de un auténtico “escaparate” internacional para el posicionamiento de la vanguardista marca “ME by Meliá” que la compañía persigue expandir de manera selectiva a través de fórmulas de Gestión y Joint Ventures.

De manera especial, Sol Meliá se alegra de anunciar que está desarrollando dos exclusivos resorts de cinco estrellas y 906 habitaciones en Playa del Carmen, (México); Uno de ellos, el Paradisus Esmeralda, preparado para familias, y el Paradisus La Perla, dedicado a adultos o parejas. Su apertura, prevista para finales de 2011, representará una brillante re-introducción de la marca “Paradisus” en México, uno de los destinos de mayor crecimiento en la actualidad, y por el que la compañía mallorquina sigue apostando. El complejo se desarrollará en un terreno de 290.000 metros cuadrados que Sol Meliá posee frente al mar, y la inversión prevista, que incluye un Centro de Convenciones para 2.000 personas y 340 unidades de Sol Meliá Vacation Club, ascenderá a 83 millones de dólares en 2011.
 
Por otra parte, el proyecto de construcción de unidades mixtas de hotelería y residencial en el terreno que Sol Meliá posee en Salvador de Bahía (Brasil) se encuentra ya autorizado, y la compañía analizará el desarrollo del master-plan en colaboración con grupos inmobiliarios especializados en el mercado, aunque posiblemente las actuaciones no se inicien en el ejercicio 2011.

Nuevos retos estratégicos y expectativas 2011:
La crisis que ha marcado los últimos ejercicios ha supuesto un periodo de  fortalecimiento competitivo para Sol Meliá, en términos de 1) Valor de sus marcas, 2) Diversificación y pipe-line, 3) Localización y calidad de los hoteles urbanos y vacacionales, 4) Flexibilidad y estructura de costes, y 5) Posición financiera y de liquidez.

Sol Meliá afronta 2011 como año de consolidación de los logros alcanzados y preparación del Plan Estratégico para los ejercicios 2012-2014. Entre las líneas que cobran una nueva prioridad para este periodo siguen estando la consistencia y personalidad de las marcas y la gestión del talento interno, y se consolida la vocación de Sol Meliá como “gestor excelente” de hoteles, así como la mejora de la gestión del patrimonio inmobiliario del grupo. La compañía incrementará su foco y su presencia en mercados como Asia, Latinoamérica, y algunas de las principales ciudades de Europa y Estados Unidos.

Las perspectivas del entorno también son mejores: 2011 ha comenzado con subidas de volumen y precio (el revPAR de enero creció un 11,3%) tanto en Europa como en Latinoamérica, y la incertidumbre que persiste sobre el mercado español pesa menos a medida que Sol Meliá incrementa la diversificación geográfica de sus productos. En cualquier caso, sus resorts españoles como ya se observa en Canarias se verán beneficiados en 2011 por la situación de inestabilidad en los destinos competidores del norte de África, donde la exposición de Sol Meliá es muy limitada.

Para el conjunto del ejercicio se estima un incremento del RevPAR de un dígito medio a alto, consolidándose la tendencia positiva en volumen y la mejora de precios, junto a la ralentización de la nueva oferta hotelera prevista en los principales mercados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada