viernes, 4 de marzo de 2011

Cantabria lleva la ola más grande del mundo a la estación de esquí de Astún



Los esquiadores podrán surfear en el tubo de una ola de nieve de seis metros de alto mientras disfrutan de las playas de Somo en pleno pirineo aragonés.

Cincuenta años después de que Cantabria se convirtiera en la cuna del surf, el municipio de Ribamontán al Mar, pionero en su práctica, llevará la ola de nieve artificial más grande del mundo a la estación de Astún. Del 4 al 6 de marzo, los esquiadores podrán combinar el placer que se siente al deslizarse por una pista de nieve, con la sensación que produce navegar en las olas de las playas de Somo, con más de 250 días de olas al año.

El evento se desarrollará en una de las estaciones más visitadas del pirineo aragonés. Se trata de una iniciativa absolutamente pionera, no sólo en nuestro país, sino en el resto del mundo. Esta consiste en recrear una de las playas del municipio cántabro a 2000 metros de altitud, en un paraje incomparable, como es Astún. La novedad radica en la simulación de una gigantesca ola de nieve artificial, cuyas dimensiones alcanzan los seis metros de altura por quince de ancho. Los esquiadores podrán experimentar la sensación de introducirse en el tubo de una ola.

Este tubo -de enorme dimensiones- ha sido especialmente ideado para experimentar una de las maniobras más fascinantes y sensitivas que se pueden hacer en este deporte. Los visitantes podrán subirse a una tabla de surf para participar en el concurso que premiará a la mejor postura y en el que se podrá votar a través de facebook. Todo Astún disfrutará de una jornada, con diversas actividades y concursos, en la que se mezclarán la brisa del mar cantábrico y el aire de la montaña del pirineo aragonés. Además, esquiadores-animadores se deslizarán por la ola de nieve, animando a los participantes, y enseñando la mejor técnica.

El evento ocupa una superficie total de 600 metros cuadrados. Para la confección de la ola de nieve ha sido necesario el movimiento de más de 45 metros cúbicos de nieve. Además, para acondicionar la playa se han utilizado ocho metros cúbicos de arena para repartir en más de 200 metros cuadrados de extensión, con palmeras y sombrillas.

Esta iniciativa se enmarca en el Plan de Competitividad Turístico de Ribamontán al Mar para la potenciación del surf en la zona, tras el convenio firmado en noviembre de 2009 con el Ministerio de Turismo y la Consejería de Turismo del Gobierno de Cantabria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada