miércoles, 15 de diciembre de 2010

La Ryder Cup en Portugal tendrá un impacto económico de 550 millones de euros



Según un estudio de Deloitte, el impacto macroeconómico sería hasta tres veces superior a la Eurocopa 2004.

La organización de la Ryder Cup en 2018 en el país vecino representa un impacto económico en torno a los 550 millones de euros. A esto se añade el efecto positivo y a largo plazo de la promoción de Portugal como destino turístico de calidad, según la consultora internacional Deloitte.

Acoger la competición de golf más importante en el mundo va a representar un evento sin precedentes para la industria del turismo y para la economía internacional con el aumento de los  ingresos por turismo; la creación de empleo (hasta 14.000 puestos de trabajo por año entre el 2011 y 2030) y  la generación de ingresos fiscales adicionales (hasta 284 millones de euros). Por no hablar los proyectos turísticos previos que podrían impulsar un efecto de aceleración económica aproximado de 3.650 millones de euros en los próximos diez años.

Según el estudio realizado por Deloitte para evaluar el impacto macroeconómico del campeonato (financiado básicamente por capital privado) se ha llegado a la conclusión de que la Ryder Cup tendrá cuatro clases de efectos, los cuales no se concentrarán únicamente en el periodo de 2018 (año de la candidatura), sino que se extenderían más allá del 2030.

La candidatura de Portugal, con José Mourinho como embajador, compite con Alemania, Francia, España y Holanda. El entorno natural único de la región candidata – Comporta-, su localización privilegiada, el clima templado, el desarrollo de una oferta hotelera de alta calidad mezclado con el medio ambiente, y la noción de legado que subyace en todo el proyecto, hacen que actualmente la apuesta portuguesa se configure como una de las favoritas.

Además, la candidatura lusa para la Ryder Cup aprovecha la ventajosa proximidad con la región capitalina de Lisboa. Así, ambas regiones se complementarán para reforzar la oferta hotelera, cultural y de ocio, con la posibilidad añadida de un “city break”, muy apreciada por los jugadores de golf en este tipo de eventos.

Un efecto alentador para la aceleración económica del país a largo plazo:
Independientemente del aumento de los ingresos por turismo, Deloitte estima una repercusión muy importante en términos de crecimiento de la riqueza nacional a través de la entrada de capital extranjero a Portugal. La celebración de la Ryder Cup en el país vecino tendrá un impacto de 1.276 millones de euros en el Valor Añadido Bruto VAB.

El alto nivel adquisitivo de los jugadores de golf es otro factor importante en la organización de la Ryder Cup. Según el estudio de Deloitte, el gasto medio diario de un turista de golf asciende a los 370 euros, lo que se compara con la media de 170 euros de gasto de los turistas de otros eventos deportivos celebrados en Portugal.

Deloitte estima que la organización de la Ryder Cup va a inducir un efecto de aceleración económica por valor de 3.650 euros entre 2010 y 2020.

Aunque la decisión no se hará pública hasta Abril de 2011, la ola de entusiasmo despertada en torno a este objetivo nacional cuenta ya con el total compromiso del Gobierno como manifestaba en público el Primer Ministro, José Sócrates.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada